Equipamiento de sala  

El colofón de un buen servicio en sala son los detalles

El servicio en sala es la conjunción de un gran número de elementos en los que se conjugan la actividad humana de nuestros camareros, encargados de sala y la idoneidad de todos los complementos con los que desarrollamos esta parte fundamental del servicio de una comida en nuestro restaurante.

Dependiendo del estilo de su restaurante, su servicio necesitará complementos que marquen la diferencia con los locales competidores. Un servicio de altura necesita de un recogedor de migas de pan para dejar la mesa impecable entre platos o de llevar una sopera a la mesa para servir la comida, en vez de traerla de forma individual a la mesa, con el riesgo de que se caiga durante el trayecto o sobre los comensales.

Los grandes profesionales de la hostelería necesitan de material profesional

Todos los hosteleros comparten la misma opinión, es imposible dar un servicio con un estándar alto sin contar con profesionales que tengan la formación adecuada y la experiencia. Pero estos profesionales necesitan de material que facilite su trabajo y les permita desarrollar su buen hacer de forma efectiva y elegante.

Poder contar con bandejas antideslizantes adecuadas que permitan un servicio ágil y seguro es indispensable para un profesional que quiere hacer bien su trabajo. U otros elementos que a la vista del cliente pueden pasar desapercibidos como los bloc de notas son fundamentales para que la comunicación entre el servicio de sala y la cocina se produzca de manera fluida y que más tarde no haya errores.

Elementos que hacen los servicios de hostelería más fáciles

Hay elementos que, además de ser difíciles de encontrar, consiguen que no se pierdan tiempo en pequeñas cosas pero que facilitan los servicios en los restaurantes en gran medida.

Una buena señalización de los baños con placas autoadhesivas ahorran a los camareros tener que indicar una y otra vez, a veces de forma mecánica y no con la sonrisa que debe acompañar el servicio, dónde están los baños.

Una placa de mesa reservada o el cartel de espacio reservado para los camareros ahorran muchas discusiones con los clientes que ocupan lugares que no les corresponden y son necesarios para que los platos o comandas salgan de forma fluida.

Pero esto no es todo, un buen set para organizar el guardarropas, la barra para las notas de los pedidos, tener a mano un cenicero para cuando un cliente quiere fumar en la terraza, son pequeños detalles que pueden robar pequeños instantes a nuestros profesionales que intentan dar el mejor servicio a las mesas. Esos pequeños instantes sumados es una cantidad de tiempo considerable perdido y al posterior cansancio innecesario para nuestros empleados.

La elegancia es algo que debe estar presente en un servicio de un restaurante

Cada detalle cuenta, es quizá una de las frases más repetidas en el mundo de la hostelería. Y tienen razón. No podemos olvidar presentar una buena mesa para que nuestros clientes encuentren un lugar apetecible donde quedarse a comer.

Los manteles individuales o los caminos de mesa además de aportar elegancia a la composición y presentación del servicio cumplen una doble función, la de poder montar una mesa en unos poco segundos y que su presentación sea impecable. Lo que todo cliente quiere encontrar cuando llega a su restaurante favorito o a uno recomendado del que puede hacerse cliente habitual.

En la presentación del servicio todos los elementos hablan del estilo de tu restaurante

Si prestas la mayor de la atención a todo lo que consigue que tu restaurante mantenga un estilo único y diferenciador, que por otro lado es lo que hace que los clientes vengan, repitan y recomienda en tu restaurante, no puedes olvidar que todos los elementos, por pequeños que sean están contando algo sobre tu restaurante.

Quizás es en la cocina donde más se cuida este concepto. Las elaboraciones tiene que ser perfectas, tener el sabor que las hacen únicas y por lo que nuestros clientes nos conocen. La presentación de los platos debe ser impecable, tiene que entrar por los ojos antes que por el gusto. Esto lo sabe cualquier restaurador con cierto nivel de exigencia.

Así, elementos que parecen casi sin importancia como una vinagrera o un salero pueden estropear la excelente imagen que hasta el momento de solicitarlo a un camarero tenía el comensal de nuestro restaurante. Por ello hay que cuidar estos aspectos que a priori no parecen fundamentales para ofrecer un servicio de calidad.

Ahora mismo no hay productos

To be determined Envío
0,00 € Total

Pagar